Paulo se complace en anunciar la incorporación del tratamiento térmico al vacío a nuestra División de Monterrey. Desde su puesta en marcha, el procesamiento se ha centrado en el alivio de tensiones y la nitrocarburación ferrítica. La incorporación de equipos de vacío es el primer paso para ampliar los servicios que ofrece Paulo en México. Paulo opera cerca de 50 hornos de vacío en las instalaciones de Estados Unidos, dando soporte a una variedad de industrias y tipos de piezas.

El horno, que estará listo para la producción a finales de abril, se utilizaba anteriormente para la soldadura crítica en el sector aeroespacial. Una vez que se haya completado la instalación y la puesta en marcha, el horno será capaz de enfriar tanto con argón como con nitrógeno. La zona de trabajo mide 48 "x48 "x48" con una capacidad de 3500lb y una temperatura máxima de 2400F. La instalación incluirá equipos de templado y pruebas para apoyar los procesos de recocido y endurecimiento de una variedad de materiales.
"Estamos muy contentos de ampliar nuestros servicios en México para apoyar la base de fabricación ubicada allí. El acceso al procesamiento térmico local es un problema al que se enfrentan muchos fabricantes en la región, por lo que esperamos establecer asociaciones y seguir ayudando a nuestros clientes a alcanzar el éxito", afirmó William Rassieur, Vicepresidente de Ventas.
Fundada en 1943, Paulo es uno de los mayores proveedores de soluciones de procesamiento térmico y acabado de metales de Norteamérica. Con sede en San Luis, Paulo cuenta con seis divisiones que dan servicio a las regiones del Medio Oeste, los Grandes Lagos y el Sureste de Estados Unidos y el norte de México.

es_MXEspañol de México
Enviar esto a un amigo